UA-73766381-1 Allan Alemán ve en Medford a un Padre

Allan Alemán ve en Medford a un Padre

Print Friendly

Allan Alemán el volante costarricense del Real España ve en su entrenador y connacional, Hernán Medford como su Padre putativo.

El ex volante del Saprissa ha sido protegido por el entrenador desde que llegó al Mounstro Morado a los 19 años.

Al Día de Costa Rica reseñó la relación entre el entrenador y el jugador, que el sábado, fueron eliminados de las semifinales del Torneo Clausura de Honduras por el Victoria con un marcador global 4-2.

Así comenzó todo…

Con un jalón de orejas inició la relación entre el técnico Hernán Medford y su pupilo Allan Alemán, como lo recuerda “Super Ratón”.

“Yo siempre he usado dos aretes. Cuando llegué a Primera División, Hernán hizo una reunión en el centro del campo y empezó a preguntarle a cada jugador: ‘¿Cuántos campeonatos ha ganado?’ Primero le consultó a Wálter (Centeno), luego aVíctor (Cordero) y después me dijo a mí, ‘¿usted qué ha ganado?’.

”Yo le respondí: ‘Nada’, por lo que me dijo: ‘¿Entonces por qué está usando dos aretes? Aquí el único que puede hacer eso soy yo porque yo soy el más agrandado’. De una vez me los quité”.

Así comenzó todo, un simple sermón inicial cuando Alemán era apenas un joven de 19 años.

Ha pasado tiempo y mucha agua por debajo de ese puente. Medford hizo debutar a Alemán en la “S” en donde fue su cambio de lujo, luego lo convocó a la Sele por primera vez, se lo llevó al Xelajú de Guatemala y ahora al Real España de Honduras, en donde milita actualmente.

El “Pelícano” fue quien lo resucitó al llevárselo al futbol chapín, luego de salir del Monstruo y quedarse sin club por 15 días.

Son como padre e hijo y el propio jugador lo reconoce.

“Todos los futbolistas saben que cada quien tiene la persona que lo descubrió y que lo ha ayudado. Yo a Hernán lo respeto, desde joven era uno de los ‘hijos’ de él, pero también de los que más regañaba en las prácticas, le puede preguntar a cualquiera”, reconoció.

Para Medford tampoco es un simple futbolista.

Lo ha ayudado a crecer y a recobrar lo mejor de su repertorio.

“Allan es una gran muchacho. A mí siempre me ha cumplido con su rendimiento; él me ha demostrado lo que vale”, comentó.

El timonel dice que en la “S” solo lo utilizaba de variante porque todavía no había alcanzado la madurez para ser titular.

Ahora el asunto es diferente. En el Real España es uno de los habituales en el once, e inclusive considera que merece una oportunidad en la Tricolor.

“El futbol de aquí es muy bueno. En mi club hay cinco jugadores del combinado catracho y Allan anda bastante bien; lástima que los ojos de Costa Rica no vuelven a ver hacía acá porque creo él merece una oportunidad en la Selección”, añadió.

Han pasado 10 años desde el debut de Alemán con Medford en el banquillo.

Juntos levantaron cuatro trofeos en tres países distintos y asistieron a un Mundial de Clubes en el que alcanzaron el tercer lugar.

A sus 30 años, el pequeño futbolista anda con dos aretes; ya Medford no tiene que preguntarle cuántos títulos ha ganado.