web analytics

Anthony Lozano nuevo penalero del Olimpia

Print Friendly, PDF & Email

En Honduras no es común que un jugador de 20 años tenga la responsabilidad de ser el encargado de ejecutar los tiros de penal sobre todo, en un equipo tan grande como el Olimpia.

Anthony Lozano, se ha ganado la confianza del entrenador Héctor Vargas y de sus compañeros para reemplazar en esa función a un veterano de 34 años, Reynaldo Tilguath.

Sucesor de grandes estrellas

Danilo Tosello, Wilmer Velásquez, Denilson Costa, Alex Pineda Chacón, Arnold Cruz, Héctor Uclés, Carlos “Calistrín” Suazo son solo algunos nombres que en su momento desempeñaron la función que ahora hace el Choco.

“Pasa mucho por el tema de la confianza que se tenga el jugador en ese momento, claro que se requiere una técnica en el golpeo para tratar de engañar el movimiento del portero”, apunta Nerlin Membreño, el asistente técnico de Olimpia.

Tilguath había sido el último

De los últimos cinco penales del Olimpia, cuatro han salido del botín derecho del Choco y eso evidencia que él ha sido el designado para reemplazar a Reynaldo Tilguath, quien había sido el último cobrador oficial de los merengues.

“Reinaldo lo estuvo haciendo, pero hoy se le ha dado esa responsabilidad al Choco, aunque Will Mejía tuvo la oportunidad contra España. No pasa tanto por si es especialista, sino por la confianza y ese temple que se tenga para realizar esa acción”.

Tres de cuatro

El derechazo a Obed Enamorado aquel 21 en el Nacional, en donde Olimpia venció 3-0 al Vida, parecía simplemente un acto para aprovechar la confianza que traía por su primer gol en el juego, pero el tiempo lo ha ido patentizando como el dueño del manchón en el León.

Pese a haber errado su último lanzamiento, sus números denotan una efectividad de un 75 por ciento, por lo que se enfila para ser el dueño del punto penal en la Cueva.

“Realmente nosotros no lo hemos asignado, sino que les decimos que si hay un penal que se decida entre Will Mejía y Lozano para que lo cobren, ellos se ponen de acuerdo y lo ejecutan”, ahonda Nerlin.

Entonces, con esos argumentos sobre el tapete, el Choco sigue afinando la mira para seguir afianzándose en el punto de la incertidumbre.