web analytics

Chile S.A.

Print Friendly, PDF & Email

Ezequiel Fernandez Moores

La mirada de Ezequiel Fernández Moores sobre la salida de Marcelo Bielsa como entrenador de la Roja y la insólita llegada del nuevo presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) de Chile, Jorge Segovia

La camiseta de la selección chilena número 9 quedó colgada con un billete de mil pesos. La colgó uno de los hinchas que reclamaron ante las puertas de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) de Chile. “Chile SA”, graficó otro hincha en la Web, tras una votación que, quedó claro, excedió al mundo del fútbol. Las protestas en la Web a la salida del presidente Harold Mayne-Nicholls y la renuncia de Marcelo Bielsa son abrumadoras. Se indican incluso las instrucciones para darse de baja del Canal de Fútbol, el canal de la ANFP cuyos dineros, según se afirma, fueron sólo una de las causas de la increíble caída de la conducción más exitosa del fútbol chileno en el último medio siglo.

Mayne-Nicholls, que sólo en mayo pasado había sido galardonado como Ejecutivo del Año por el diario El Mercurio y la consultora Ernst & Young, fue cambiado  por Jorge Segovia, un empresario español de la educación que aterrizó en el fútbol chileno hace apenas dos años y medio, cuando en mayo de 2008 se adueñó del club Unión Española. Confirmó allí su condición de hombre muy ejecutivo. Ya lo había hecho con la universidad y los colegios SEK. Litigó judicialmente en España con su propio padre para poder explotar la marca. Llegó a pedir a la justicia que declarara insano a su padre para ganar la batalla. Su perfil de dirigente es Florentino Pérez, el ejecutivo millonario de Real Madrid. Y uno de sus primeros anuncios fue querer trasladar a Chile el “draft” mexicano, el llamado “mercado de piernas”, uno de los sistemas más explotadores en el mundo de las transferencias de jugadores.

El desembarco de un desconocido absoluto como Segovia al mando del fútbol chileno fue posible tras la conversión de los clubes en sociedades anónimas. Se decidió en 2006, en pleno gobierno de la Concertación Democrática. El actual presidente, Sebastián Piñera, le sacó jugo. Se adueñó de Colo Colo, el más popular de todos. Y no se desprendió del 12% de sus acciones aun después de ser designado presidente. Su consuegro posee otro 24,5%. Colo Colo fue uno de los principales impulsores de la maniobra. Ayer mismo Piñera anunció el “compromiso” de su gobierno para remodelar el estadio donde juega Everton. Lo mismo dijo que hará con el de Wanderers, dos de los clubes que votaron por Segovia. “No creo que tenga nada que ver con la elección”, respondió, elegante, Mayne-Nicholls.

Uno de los mejores momentos de su conferencia de ayer fue cuando un periodista le preguntó si creía que “La Moneda” había influido en la elección. “¿La moneda física?”, repreguntó el dirigente. Toda la oposición política estalló en Chile denunciando ayer presiones del gobierno y económicas para voltear a Mayne-Nicholls. El presidente derrocado abrió su conferencia leyendo el mensaje de un amigo: “Los poderosos, los que tienen poder político, económico, religioso o el que sea, casi siempre encuentran la manera de deshacerse de las piedras que les molestan en el zapato”.

El establishment que ayer saludaba al “filósofo argentino” que había revolucionado al fútbol chileno ve hoy a Bielsa como “un arrogante que extorsionó amenazando con su renuncia horas antes de la votación”, como dijo Jaime Estévez, titular de la S.A. que controla a Universidad Católica. Bielsa sabe que el fútbol no es un mundo de carmelitas descalzas. Sólo que, como todos, tomó la humana decisión de elegir hasta dónde embarrarse. A él lo había seducido trabajar con otro Chile. No con el Chile S.A.

*Ezequiel Fernández Moores, escribe para el Diario La Nación de Argentina
Comenzó en el periodismo deportivo en 1978 como redactor de la agencia Noticias Argentinas. De 1982 a 1989 fue Jefe de Deportes de la Agencia DyN y de 1989 hasta hoy es Editor en la agencia italiana ANSA. Escribió en Página 12, Mística, El Periodista, TXT, tres puntos y colaboró con diarios del exterior como The New York Times y La Vanguardia, de España, entre otras publicaciones. Trabajó en radio (actualmente en Continental) y TV (realizó el guión y entrevistas del documental “La historia paralela” del Mundial 78). Es autor del libro Díganme Ringo (biografía de Ringo Bonavena).