web analytics
Fútbol de Honduras

Deybi Flores impresiona en la MLS

Deybi Flores
Print Friendly, PDF & Email

El volante hondureño Deybi Flores en su debut en la MLS contra Portland. (Foto Cortesía MLS) 

El viaje del volante Deybi Flores al Vancouver Whitecaps de la MLS ha sido una historia de lucha y el deseo de una vida mejor para él y su familia.

El hijo de enmedio de cinco hermanos, Flores nació y creció en San Pedro Sula, Honduras. Es un semillero de talentos del fútbol de ese país y una de las ciudades más violentas del mundo. La pobreza es moneda corriente, al igual que el crimen organizado, las pandillas callejeras y las drogas. Los asesinatos eran prácticamente un hecho cotidiano. Flores perdió amigos de todo ese tramo, pero era el fútbol y su deseo de alcanzar la “meta mayor” fue lo que lo mantuvo fuera del camino de los peligros que le rodean.

Flores se fue de su casa a la temprana edad de los 12 años para perseguir sus sueños de convertirse en futbolista profesional. Hubo momentos en que tenía que dormir en la calle, noches en las que tuvo que pasar hambre, pero Flores dice que era “un sacrificio que tenía que hacer” para lograr su objetivo. Es un viaje que ahora ha lo llevado a sus 18 años a Vancouver y a la MLS.

“Fueron algunas circunstancias muy difíciles”, dijo Flores a MLSSoccer.com través de un traductor hablando de su infancia en Honduras. “En una edad joven, tener que pasar por ciertas cosas, ayuda a madurar mucho más rápido que la mayoría de la gente de mi edad. Fue realmente tratando de encontrar esa fuerza para seguir adelante.”

Un diamante en bruto, un Flores sin hogar pronto fue descubierto jugando en las ligas locales y se lo llevaron lejos para jugar con los equipos juveniles del Platense, a 35 kilómetros de distancia de su ciudad natal. El entrenador ayudó a ponerlo en un techo sobre su cabeza, estar pendiente de él y mantienerlo en el buen camino.

El centrocampista siguió impresionando a nivel juvenil y pronto firmó términos profesionales con el equipo de la primera división Motagua a los 17 años, en 2013, logrando jugar 21 partidos en dos temporadas con el club.

Cuando su padre falleció debido a una enfermedad en junio pasado, el deseo de Flores y la necesidad de prever el sustento diario a su familia, y cuando los Whitecaps demostraron interés en el centrocampista, no dudó en salir a nuevos terrenos para continuar sus sueños futbolísticos.

“Fue una gran oportunidad para mí y realmente el motivo principal para llegar aquí fue por mi familia”, dijo Flores sobre la decisión de trasladarse a Vancouver. “Estábamos bajo algunas circunstancias que no eran los mejores. En cuanto a las circunstancias de vuelta a casa con mi familia y la casa, que era sólo una oportunidad para seguir adelante, para triunfar. En realidad sólo era una cuestión de hacer la elección por mi familia.

” Flores llegó por primera vez al ‘radar del entrenador de los Caps Carl Robinson cuando estaba en Honduras siguiendo al defensa central Johnny Leverón mientras fung{ia como asistente del anterior entrenador Martin Rennie. A Robinson le gustó lo que vio y siguió los pasos del joven.

Cuando Flores se unió a los Whitecaps en febrero en un préstamo cedido por el Motagua con una opción de compra, el pensamiento inicial fue que Robinson había hecho la firma con la mirada puesta en la nueva franquicia que la organización tendrá en la USL. Pero después de 18 minutos impresionantes en su debut en la MLS como suplente ante Portland, se hizo evidente que los Whitecaps tienen grandes planes para el centrocampista.

Flores ha hecho tres apariciones en la MLS, consiguiendo su primer partido como titular en la derrota del equipo ante San José el fin de semana pasado. Él parece muy maduro para su edad – no es de extrañar, teniendo en cuenta la vida y el trayecto que ha tenido que recorrer en la vida y en las calles de Honduras a Canadá. Ha tenido que crecer más rápido que la mayoría, y que viene a demostrarlo en el terreno.

Esa experiencia, y la de jugar contra profesionales mucho mayores durante los últimos dos años, ha ayudado a asentarse en su nuevo entorno inmediato, y que está saboreando el reto de que el aumento de la calidad de la competencia que la MLS representa para él.

“Son ligas completamente diferentes “, dijo Flores señalando las diferencias entre la MLS y Liga Nacional de Honduras. “La MLS es una buena liga, es una liga muy fuerte y que es mucho más técnica. Hay muchos buenos equipos y desarrollo en Honduras pero es sólo un estilo diferente”.

“[MLS] es mucho más ida y vuelta. Hay diferentes tácticas involucradas, y es también una gran oportunidad para mí para aprender y desarrollar diferentes estilos de juego y añadir aquí mi estilo de juego.”

Flores llegó a la MLS con la etiqueta de centrocampista defensivo, pero en los partidos que ha disputado hasta el momento, ha mostrado un deseo de ataque que tal vez no se ve en otras opciones de Vancouver en la posición, haciendo de él una posibilidad como el jugador de área que los Whitecaps están buscando. Para Flores, sin embargo, eso es sólo el lado que beneficia a su juego.

“En primer lugar y ante todo para mí, es la defensa,” Flores subraya. “Ahí es donde empiezan todos los ataques, así que de ahí empecé a jugar cuando era niño. Es realmente justo arraigado, ganando la primera pelota y luego la vinculación con el ataque. Así que todo simplemente se inicia desde el lado defensivo de las cosas. Entonces, cuando la oportunidad se presenta, uno se mueve hacia adelante.

“En esa posición, uno no puede relajarse. Cuando las oportunidades para ir hacia adelante vienen hay que aprovecharlas, es una cuestión de ser inteligente y jugar el balón correctamente y cuidar de esas responsabilidades defensivas primero y luego en el ataque .”

Esos actos han hecho de Flores convertirse en un jugador clave para el equipo nacional de Honduras Sub-20, y se espera que se ausente alrededor de un mes para la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA, a jugarse del 30 de mayo al 20 de junio El no dar nada por sentado , pero esa competencia lo está estimulando para dejar su marca con su nuevo club.

“Mi gran objetivo era llegar a Canadá, y ahora que estoy aquí, era sólo una cuestión de empezar de abajo, haciendo el trabajo y la lucha por un puesto en el equipo titular”, dice Flores. “Poniéndome en la mejor posición para conseguir un llamado a la selección nacional y luego, una vez que estoy allí, seguir haciendo lo que estoy haciendo y simplemente luchar duro por ese lugar, por primera vez aquí en el club y después de esperar las participaciones que conducirán a mayores cosas con la selección nacional “.

Flores parece ser otra historia de éxito en la exploración de los talentos de los Whitecaps en Centro y Sur América, pero es tal vez la historia detrás del jugador que es el mayor éxito de todos.