web analytics

Dirigidos por Papá

Print Friendly, PDF & Email

Bob y Michael Bradley, de la Selección de Estados Unidos

Dicen que se lleva en la sangre. Año tras año, los negocios familiares florecen por todo el mundo. Los hijos de carpinteros se hacen carpinteros y los hijos de actores, actores. Por eso no debe sorprender a nadie que, al indagar un poco en la historia de la Copa Mundial de la FIFA, aparezcan parentescos por doquier.

Todo empezó en 1934, cuando el mayor espectáculo del mundo llegó a Italia. Aquel año, el español Martín Vantolrá y el francés Roger Rio saltaron al césped. Cuatro décadas después, sus hijos José Vantolrá y Patrice Rio se ganaron la oportunidad de emularlos.

Esta tradición continuará sin duda en la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010. Los estadounidenses Bob y Michael Bradley, harán lo posible para que su país tenga éxito en el torneo. En el otro lado del cuadro se encuentra la conexión eslovaca, que espera clasificarse en el Grupo F. Tanto Vladimir Weiss, ex internacional y actual seleccionador de Eslovaquia, como su retoño del mismo nombre, el mediocampista que actualmente milita en el Manchester City, pondrán toda la carne en el asador para tratar de imponerse a Italia, Paraguay y Nueva Zelanda.

Dada la naturaleza de la mente humana, es inevitable que desde algunos rincones surjan acusaciones de nepotismo. Sin embargo, la prueba de que el talento futbolístico suele transmitirse de padres a hijos se constata admirablemente en la familia Weiss, ya que el padre del seleccionador Vladimir Weiss también jugó como internacional con Checoslovaquia.

La historia del torneo está plagada de episodios similares. Ante la inminente Copa Mundial de la FIFA, los registros indican que 18 futbolistas que han disputado un Mundial han presenciado cómo un hijo suyo revalidaba su gesta. El arquero del Liverpool Pepe Reina, el atlético Diego Forlán y el madridista Xabi Alonso entran de lleno en esa categoría, y ahora gozarán de otra oportunidad para brillar en el certamen.

Pepe Reina siguió los pasos de su padre cuando se colocó bajo los palos de La Roja en 2006. Habían pasado 40 años desde que Miguel Reina, que también era guardameta, integrase la expedición hispana al Mundial de Inglaterra. Por su parte, Diego Forlán compareció en la Copa Mundial de la FIFA 2002, al igual que hiciera Pablo, su progenitor, que defendió los colores de Uruguay en las ediciones de 1966 y 1974. El mediocampista Xabi Alonso continuó la tradición familiar con su aparición en Alemania hace cuatro años. Su aitaMiguel Ángel Periko Alonso, jugó con la selección española en 1982, precisamente el año en que fue la anfitriona.

En ocasiones el destino se salta una generación. El defensa Mario Pérez disputó el torneo de 1970 con México, exactamente 40 años después del gran momento de su abuelo, que fue uno de los delanteros que representó a El Tri en el torneo inaugural celebrado en Uruguay en 1930.

Los lazos familiares llegan todavía más lejos, ya que 47 parejas de hermanos han participado en este campeonato desde su concepción. Posiblemente, la historia más curiosa de Sudáfrica sea la de los hermanos Boateng, Jerome y Kevin-Prince. El próximo 23 de junio, Alemania se enfrentará a Ghana en Johannesburgo y ellos dejarán a un lado sus intereses familiares y se saludarán como rivales. Nacidos en Berlín de padre ghanés, los dos hermanos tomaron caminos distintos: Jerome se decantó por la Mannschaft y Kevin-Prince decidió representar al país de sus ancestros.

Este año, al igual que en Alemania 2006, Kolo y Yaya Touré volverán a unir sus fuerzas con la camiseta de Costa de Marfil, aunque no fueron la única pareja de hermanos que participó en el último torneo. De hecho, tampoco fueron el único dúo familiar del combinado marfileño aquel año, ya queArouna y Bakari Koné también entraron en los planes del preparador Henri Michel. Philipp y David Degen completaron el trío cuando se alinearon con Suiza.

Desde el punto de vista histórico, debemos remontarnos varias décadas para encontrar a la primera pareja de hermanos que ganaron una Copa Mundial. El duo alemán formado por Fritz y Ottmar Walter se coronaron en Suiza 1954, tras la victoria por 3-2 de Alemania ante Hungría. El hecho se repitió 12 años más tarde en Inglaterra cuando Jack y Bobby Charlton, dos de las figuras de la selección inglesa, levantaron el Trofeo Jules Rimet ante su público en 1966. Además, siguieron jugando juntos cuando el campeonato viajó hasta México en 1970.

Los hermanos más famosos de los últimos tiempos provenían de Dinamarca y Holanda. Por un lado estaban los Laudrup, Brian y Michael, que participaron en Francia 1998. Y por otro los De Boer, Ronald y Frank, que fueron piezas clave de su selección tanto en 1994 como en 1998.

Eso sí, en el campo de fútbol no hay sitio para el amor fraternal, como bien demostraron los De Boer. El episodio transcurrió en una tanda de penales frente a Brasil en la Copa Mundial de 1998. Frank marcó el primero de Holanda, pero el guardameta brasileño detuvo el cuarto y último lanzamiento, el de Ronald. Lejos de consolar a su hermano, Frank prefirió encararse con él. Brasil acabó ganando por 4-2.