web analytics
Fútbol de Honduras

En Estados Unidos falleció “Pichini” Bernárdez

Print Friendly, PDF & Email

La "Polvora" Bernárdez y su hermana Ondina, la Mama de "Muma"

El exseleccionado hondureño Salvador Bernárdez, quien contribuyó a la clasificación de Honduras al Mundial de España’82, murió hoy en San Francisco (EE.UU.) a causa de un infarto, informaron familiares y amigos suyos en Tegucigalpa.

El popular “Polvora” Bernárdez era tío de Víctor “Muma” Bernárdez.

Bernárdez, muy querido en su país, donde también era conocido como ‘Pichini’ o ‘Pólvora’, por su potente pegada, era originario de La Ceiba, en el Caribe de Honduras, donde nació hace 58 años.

Uno de los amigos de Bernárdez, Héctor ‘Lin’ Zelaya, con quien en 1970 llegó a las filas del Motagua, de Tegucigalpa, actual campeón del fútbol hondureño, dijo a Efe que “Pichini era una persona extraordinaria, como jugador y como amigo”.

“En su puesto sigue siendo insustituible. Llegamos juntos al Motagua a los 17 años, cuando el equipo tenía en sus filas jugadores consagrados como Rubén Guifarro, Oscar ‘Martillo’ Hernández, Luis Cruz, Mario Artica, Lenard Wellch y Julio Meza, entre otros que ahora me vienen a la mente”, añadió Zelaya.

Zelaya recordó que Bernárdez, quien jugaba como centrocampista, participó en el hexagonal que se disputó en Tegucigalpa para el Mundial de España 82, al que clasificaron Honduras y El Salvador por la Confederación Norte, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf).

El exseleccionado fallecido fue miembro del conocido ‘Clan Bernárdez del Motagua’, para el que han jugado varias generaciones, comenzando por su padre, Víctor, quien destacó en los años 40 y 50 en el equipo y después se hizo entrenador.

Antes de ‘Pichini’, un hermano mayor suyo, al que ‘Lin’ Zelaya solamente recuerda como ‘Picho’, jugó como defensa central en el Motagua, donde también lo hizo en el mismo puesto Salvador Bernárdez, quien ahora milita en el equipo Indios, de la segunda división del fútbol de México.

Salvador Bernárdez, quien además jugó para el Anderlecht belga, es sobrino de ‘Pichini’ y nieto de Víctor.

También han pasado por las filas del Motagua Oscar y Jefferson Bernárdez, acotó Zelaya, quien además recordó que cuando ‘Pichini’ venía a pasear a Honduras, se alojaba en su casa.

“Yo recibía todos los lunes una llamada de Pichini para preguntarme por el Motagua o sugerirnos qué podíamos hacer, porque desde Estados Unidos (donde fijó su residencia desde a hace unas tres décadas) miraba por televisión los partidos del equipo, del que siempre estaba pendiente”, dijo Zelaya.

Añadió que “hoy la llamada fue más temprano, de madrugada, pero no de Pichini, sino de su hermana Lucía para avisarme que había muerto”.

Otro amigo del ‘Pichini’ Bernárdez, Héctor Zelaya, exdefensa central del Motagua y anotador del gol de Honduras contra España (1-1) en el Mundial de 1982, dijo a Efe que “ahora es difícil ver jugadores como Víctor por su buen fútbol y fuerte pegada”.

“Siempre lamentamos que por una lesión no pudo ir al Mundial de España, era un gran jugador y un buen amigo. Me enteré de su muerte por su esposa, Maritza”, agregó.

Zelaya también recuerda a ‘Pichini’ por su “espíritu alegre en la cancha, en los vestuarios del estadio o en el autobús durante los viajes del equipo alegrándolos con música”.

Bernárdez también participó en el proceso de la selección de Honduras que asistió al Mundial Juvenil de Túnez, en 1977.

Añadió que ‘Pichini’ se entregaba “con todo en la cancha y tenía un gran don de liderazgo”.

El pasado fin de semana también murió, en Tegucigalpa, otro exintegrante del Motagua, Obidio Guevara, quien jugó a la par del gran ‘Pichini’, a quien los defensas le temían principalmente en jugadas a balón parado frente al área rival, por su potencia y porque casi siempre eran gol.

Con la desaparición de Víctor Bernárdez, ya son tres los ex jugadores de la Selección que contribuyeron o estuvieron en el Mundial de España 1982, los anteriores fueron Francisco Javier Toledo y José Domingo Drummond.