web analytics
Fútbol de Honduras

Héctor Vargas “Hay una clara persecución de los árbitros contra mi persona”

Arbitro Oscar Moncada
Print Friendly, PDF & Email

El entrenador del Marathón el argentino Héctor Vargas reiteró una vez más que siente que hay “clara persecución en su contra” de parte de los árbitros de la Liga de Nacional y en especial de Oscar Moncada. 

Vargas, que fue expulsado junto a su asistente Jorge Ernesto Pineda el sábado en el clásico que finalizó 1-1 contra el Real España en el Estadio Yankel Rosenthal, lamentó que Moncada siempre “llegue predispuesto” a dirigir al Marathón. 

El entrenador del Marathón el argentino Héctor Vargas ilustró con varios ejemplos como lo han perjudicado los árbitros. 

Entre los ejemplos que citó el técnico del Marathón en contra de su equipo fue la expulsión del ex portero del Monstruo Verde el panameño José Calderón en el Torneo Apertura, la sanción de obligarlos a jugar sin publico en las semifinales contra el Real España que si pudo contar con aficionados. Vargas además, se apoyó en las estadísticas del Torneo Apertura donde su equipo ganó ocho encuentros y solo perdió una vez y recordó que la única derrota fue estando Oscar Moncada como árbitro principal que cobró una falta inexistente al final del juego y les costó el revés, según el argentino. 

“No sé si llega predispuesto. Lo he dicho anteriormente, no sé si está resentido, tiene algún problema porque el pelo se le cae y se la agarra contra nosotros, la verdad, él (Moncada) ya estuvo suspendido un buen tiempo donde hasta se tuvo que ir del país porque no podía dirigir acá (en Honduras)”. recordó. 

Vargas además, criticó al instructor mexicano Pedro Rebollar quien según sus investigaciones el Azteca fue despedido del mismo cargo en la Federación mexicana después de un intento de huelga previo al inicio de la Liga MX acusado de incapaz y además, de asesorar en forma privada a un directivo. 

Al ser consultado en qué se basa para asegurar que hay una predisposición contra su equipo de parte de los árbitros, Vargas ilustró con ejemplos. El primero que mencionó fue una falta penal no sancionada a favor de Júnior Lacayo por el colegiado Geovanny Mendoza contra Motagua en Tegucigalpa después que la afición del Azul profundo gritaba la salida del técnico y más adelante fue premiado con una falta penal inexistente que a la postre eliminó al Marathón. “Debe haber algo en contra del equipo y que no les caigo bien” afirmó Vargas. 

Sobre las acusaciones en su contra de haber amenazado al árbitro al final del partido contra el Real España, Vargas aseguró de forma enfática que no iba a hablar al respecto en este momento sin embargo, sostuvo que si conoce donde vive el asistente Christian Ramírez quien fue el que lo señaló en el informe arbitral de haberlo  “amenazado” 

“Yo a Christian (Ramírez) lo conozco porque cuando yo dirigía al Olimpia lo utilizábamos mucho para los partidos amistosos, por eso sé donde vive. Lo que puso en el acta no lo voy a comentar porque sé como actúa y piensa Moncada (Oscar) además, mienten al asegurar que le dije “sos un hijo de puta bien hecho” eso, según el técnico se lo “agregaron” para que lo suspendan. 

Hijo de Moncada vivió en mi casa

A Héctor Vargas le extraña la actitud del árbitro Oscar Moncada contra su persona al asegurar que a uno de sus hijos lo tuvo viviendo en su casa en La Ceiba cuando era entrenador del Victoria y a otro, lo apoyó cuando lo querían sacar del Olimpia al mismo tiempo, ilustró que lo mismo quisieron hacer con el hijo de Carlos Pavón Plummer en los Albos cuando se fue a probar y lo hizo jugar en la Primera División “porque siempre tato de darle lugar a gente que está en el fútbol pero de la manera que se recibe agradecimiento es de esta manera” 

Hay antecedentes que los árbitros mienten

Vargas recordó el incidente del árbitro Armando Castro lo acusó junto a su cuerpo técnico del Olimpia, Henry Oliva (preparador físico) y Nerlin Membreño (asistente) de haberle gritado palabras soeces sin embargo, cuando presentaron el vídeo de prueba se comprobó que ninguno de los tres había expresado lo que el oficial insertó en el acta arbitral y a la postre, no fueron sancionados por el Tribunal de disciplina. “Los árbitros insertan cosas en el acta que pueden perjudicar o dañar y por eso es como estamos como estamos” se quejó el argentino.