web analytics

Honduras España, el que pierda se va

Print Friendly, PDF & Email

Si Honduras o España pierden, van de regreso a casa

España y Honduras volverán a verse las caras el próximo lunes, 28 años después de su empate 1-1 en el Mundial en el que los españoles fueron anfitriones, en 1982, urgidas de un triunfo tras debutar con derrotas en Sudáfrica 2010.

España, campeona de Europa y una de las grandes favoritas para llevarse el título en Sudáfrica, cayó de forma sorpresiva el miércoles por 0-1 ante Suiza en Durban y Honduras sufrió la misma suerte y por igual marcador con Chile en Nelspruit.

El hasta ahora único partido entre Honduras y España en una Copa del Mundo se jugó en Valencia el 16 de junio de 1982, y se saldó con un 1-1 sorprendente porque el encuentro enfrentaba al anfitrión y a un debutante sin mucho lustre.

El hondureño Héctor Zelaya abandonó su defensa para irse al ataque y silenciar el estadio, entonces llamado Luis Casanova y hoy Mestalla, con un gol anotado a los siete minutos después de una combinación con el delantero Prudencio Norales.

López Ufarte igualó a los 66 minutos mediante un penalti para darle a España un resultado discreto para un anfitrión de un Mundial.

El próximo lunes, y anécdotas históricas aparte, mientras suizos y chilenos dirimen el liderato del Grupo H en Puerto Elizabeth, españoles y hondureños se enfrentarán en Johannesburgo en un partido que puede definir su suerte en el Mundial 2010.

Las cuestión es simple: a menos que ocurra un milagro, el que pierda deberá empezar a pensar en hacer las maletas para volver a casa después del partido de cierre del grupo.

Todo apunta a que ésta es la suerte que podría esperarle a Honduras, aunque está dispuesta a “hacer la hombrada” frente a España, como decía ayer el técnico ayudante Alexis Mendoza, quien dirigió a los hondureños ante Chile por la suspensión del seleccionador, Reinaldo Rueda, ambos colombianos.

El equipo hondureño, que está obligado a mejorar, y mucho, ante España, resintió en su desempeño en Nelspruit las ausencias de sus delanteros David Suazo y Carlo Costly, y del centrocampista Julio César de León, todos lesionados.

Suazo tiene posibilidades de aparecer frente a España pues está prácticamente recuperado de una contractura muscular en el muslo derecho, pero De León quedó fuera definitivamente del Mundial un día antes del debut ante Chile y Costly lo está desde mayo.

Aunque mejoró en el segundo tiempo frente a los chilenos, con la derrota “a Honduras se le pone más difícil el proceso, por supuesto que pesan las ausencias”, declaraba ayer a periodistas en Nelspruit el presidente de la Federación hondureña de fútbol, Rafael Callejas.

España exhibió ante Suiza el juego que la ha llevado a ser considerada entre las favoritas al título, pero la “relojería” helvética funcionó a la perfección para hacer fracasar todos los intentos españoles.

“Nuestra obligación es rebelarnos ante esta situación e intentar ganar los dos próximos partidos. Ese es nuestro futuro”, ha señalado el seleccionador español, Vicente del Bosque.

España tendrá que vencer a Honduras, 28 años después de su primer enfrentamiento, si quiere repetir en esta ocasión su suerte de México’86, cuando consiguió alcanzar los octavos de final tras caer en su primer partido ante Brasil, 1-0, y ganarles después a Irlanda del Norte (2-1) y Argelia (3-0).