web analytics

José Escalante huyó de la delincuencia y ahora firmó para Houston Dynamo

José Alberto Escalante
Print Friendly, PDF & Email

José Alberto Escalante Rápalo (izquierda) oriundo de Villanueva, Cortés, nuevo jugador de Houston Dynamo (Foto cortesía de la USL) 

Amenazas de muerte y la pérdida de su compañero Arnold Peralta a manos de las bandas criminales hondureñas fueron los hechos que desencadenaron en la huida de José Escalante a Estados Unidos en octubre del 2015.

Intentando deshacerse del terror y de la violencia que reina en el país centroamericano y buscando salvaguardar su vida y la de sus allegados, el zurdo viajó a Baton Rouge, en el Estado de Luisiana. Dejo atrás su puesto con el Club Deportivo Olimpia, quienes por un mes entero no supieron del paradero del jugador.

“Cuando decidí salir del país, no le dije nada a nadie, ni a Olimpia,” explicaba Escalante al no querer ser descubierto. “Sólo le dije a Arnold (Peralta) porque los dos vivíamos juntos y él fue quien me llevó a la estación de autobús en Tegucigalpa para poderme ir al aeropuerto de San Pedro Sula.”

Durante ese viaje y en las conversaciones que siguieron, el fallecido Arnold Peralta siempre buscó traer de regreso a su buen amigo a Honduras, hasta el punto en que el 3 de diciembre de 2015, las ganas de jugar al fútbol y a consejo de su amigo, Escalante compra su boleto de regreso a casa.

“[Peralta] me decía que no hiciera eso, que lo pensara bien, que estaba muy joven y recién venía del Mundial Sub-20 y estaba en mi primer torneo con el club. Que no me lo tomara así a la ligera,” recordaba Escalante.

“Durante mi estancia en Estados Unidos yo seguí hablando con él, siempre tuvimos muy buena comunicación, hasta el punto en el que me convenció regresar, y el 3 de diciembre compré mi pasaje de regreso a Honduras para el 4 de enero,” continuaba recordando.

Lamentablemente, la tragedia se cruzó por la vida de Arnold Peralta, quien tan solo una semana después, el 10 de diciembre de 2015, fue asesinado  a las puertas de su auto en un estacionamiento público. Fue otra razón que influyo en la decisión de Escalante de nunca volver a casa.

Debido a la muerte de su amigo el jugador hondureño, ahora en tierras estadounidenses, fue buscado por la prensa internacional. Su apariencia en las noticias y declaraciones públicas dieron a conocer su nuevo paradero para sorpresa del Olimpia.  Esto inmediatamente llamo la atención de agentes y abogados en Norte América que querían ayudar a Escalante a conseguir asilo político a este lado del continente.

“Estoy muy agradecido con [la Directiva de Olimpia] por decidir ayudarme,” expresaba Escalante. “No sólo entendieron y comprendieron mi situación, sino que además hicieron todo el trámite más fácil.”

Con la bendición del Olimpia, Escalante buscó casa en varios clubes de las ligas norteamericanas hasta llegar a probarse con el Rio Grande Valley FC, los Toros, y equipo de USL dirigido por el técnico colombiano Wilmer Cabrera.

“El profe ha sido de mucha importancia.  Él conoció mi situación desde un inicio, y además ya me venía siguiendo desde mi participación en el Mundial Sub-20 de Nueva Zelanda, donde estuvo trabajando para la FIFA. Cuando llegué al equipo a modo de prueba, el profe me vio y me reconoció. Fue por eso que se me abrieron las puertas para poderme quedar y firmar el contrato más rápido,” relató Peralta.

Desde la llegada de sus papeles de trabajo y visado hace un par de semanas, el zurdo empezó a ganarse el puesto de titular con los Toros. Su participación se ha convertido en parte clave de la estrategia del equipo, y ha sido el autor de varios goles que ayudaron a conseguir una victoria y un empate ante Timbers 2 y Sounders 2.

(Tomado de la página en español de la USL)