web analytics

Doblete de Junior Lacayo encarrila al Victoria a semi finales

Print Friendly, PDF & Email

Junior Lacayo anotó el doblete del triunfo

Menudo y plebeyo. En Santa Rosa de Copán calló a la grada local y en el Municipal escribió el adiós en la lápida del Savio con dos tremendos golazos. Se llama Júnior Lacayo, ni siquiera tiene 18 años y ya puso a la Jaiba, él solito, en su segunda semifinal de manera consecutiva.Ifex movidin di proris. Bultoraes vidi incepotatum host nondam liuro mum inem consum terunum ina, se, sum factem, que audenterfere remo virist ver

El Jaibo venció 2-0 a un Toro lleno de valor y coraje, pero falto de frialdad frente a la meta de John Bodden. Todavía a esta hora nadie se puede explicar lo que falló Luis Ramírez al minuto 35. Hizo lo más difícil. Después de una endiablaba acción de Ángel Omar Pineda, la pelota quedó servida en bandeja de plata para el Bomber, el ex-Jaibo dejó vivo a su viejo amor.

Con el perdón del Bombero, Victoria seguía regalando minutos, pero el Totopostero ni siquiera se enteraba. Caminaba en las nubes el equipo de Mauro Reyes, que se sentía seguro y a placer en la cancha de Olanchito. Tanto que se relajó. Y con Júnior Lacayo enfrente habrá que ser muy tozudo para dejar de meter el pie en el acelerador.

El show de Lacayito…

Con Jairo Ríos (DT de Real Sociedad) en el estadio, Victoria cambió la cara y empezó a jugar. Giró la perilla 90 grados y a Júnior Lacayo se le unió Wilmer Crisanto por la derecha y un agigantado Ozzie Bodden.

Las conexiones se hacían más habituales, hasta que llegó el 56 y el primer “Lacayazo”. Fue una jugada individual que hizo recordar a Romario de Souza. En una baldosa dejó en el piso a dos defensas y con un cambio de cintura eliminó a un tercero. Después de pintarle la cara a la zaga copaneca mandó un disparo rasante, imposible para Argueta.

La V se encendió y Héctor Vargas (en las gradas, tras ser expulsado en Copán) mandó a Bryan Martínez para meter mayor presión.

Ortiz Arzú le sacó brillo a los reflejos de Argueta, pero al 64 vino el otro “Lacayazo”. Con la sangre de Matilde Celín Lacayo, el petiso delantero recibió un rebote y cajoneó con una sabrosura que asombra.

No se puso nervioso y terminó de clavar el ataúd del conjunto occidental, que se iba con la frente en alto. El Torito hizo más de lo presupuestado. A Victoria, mientras, le espera la Real Sociedad… AM