web analytics

Los Najar Rodríguez están ansiosos del debut de Andy

Print Friendly, PDF & Email

Dennis Moisés (I) Wilson, Andy, Adilia y Christian Najar Rodríguez en su casa de Alexandria

Wilson y Adilia Najar, dos inmigrantes hondureños han alcanzado el sueño americano que muchos nacidos en su tierra buscan al cruzar las fronteras de los Estados Unidos donde cientos de miles, ni siquiera logran llegar a ellas y se vuelven una víctima más.

Hace cuatro años, los Najar Rodríguez decidieron emigrar de su natal Santa Cruz de Marcovia, Choluteca en el Sur de Honduras,  de apenas 37 mil habitantes para buscarles un mejor futuro a sus hijos que en aquel entonces tenían Andy (14), Dennis Moisés (12) y Christian Alejandro (11).

Y fue gracias a la habilidad del hijo mayor Andy., heredadas sin duda de su padre Wilson, ex jugador del Broncos de Choluteca conocido en sus tiempos de futbolista como “Palenque” que el sueño se hizo realidad.

Andy Najar, se enlistó en la Academia (reservas del equipo DC United) y rápidamente fue centro de atención. Su carrera vertiginosa llamó la atención de todos y recaló más rápido de lo imaginado en el primer equipo donde ganó el premio al “Novato del Año” en el 2010 y allí empezó lo que hace cuatro años, los Najar Rodríguez buscaban desde que salieron de Honduras, el sueño americano.

Ansiosos con el debut de Andy en la Selección

El martes cinco de Abril del 2011, Andy Najar anunció oficialmente su deseo de vestir la camisa del país que lo vió nacer y tal como manifestó, “Fue un llamado del corazón” sus padres, Wilson y Adilia confesaron que nunca intercedieron para que el mayor de sus hijos tomara una decisión.

“Así como él lo dijo en el anuncio que fue un llamado del corazón, exactamente es” dijeron sus padres, quienes agregaron que “Aunque apenas acaba de celebrar 18 años (nació el 16 de marzo de 1993), nosotros no influimos en la decisión que tomó aunque, reconocemos,  que siempre aguardábamos que lo hiciera por Honduras y de haber sido lo contrario, lo ibamos a apoyar porque nosotros le debemos lealtad y agradecimiento a los Estados Unidos”.

Andy Najar tiene previsto debutar con la Selección el 29 de Mayo en Houston, Texas en un partido amistoso contra El Salvador y los Najar Rodríguez ya cuentan los días para cuando llegue ese momento y aunque no viajaran pos cuestiones de trabajo, anhelan verlo jugar en el “Robert F Kennedy” que tantas veces ha sido testigo mudo de las hazañas del pequeño Andy, como le llama su Madre Adilia.

¿En Washington, cuándo?

Sí las cosas le van bien a la Selección de Honduras en la Copa Oro, donde integra el Grupo “B” junto a Guatemala, Jamaica y Granada, el primer lugar de ese grupo, jugará la ronda de cuartos de final en Washington, DC el domigo 19 de junio contra el que salga segundo del “C” que son Estados Unidos, Canadá, Panamá y Guadalupe.

Dennis Moisés Najar tiene 16 años y ya juega en las reservas

“Sería hermoso verlo jugar en su propia casa, con la camisa de la Selección, dijo un emocionado Dennis Moisés, el segundo de los hijos que también forma parte de la Academia del DC United junto a Christian Alejandro de 15 y que vaticinan, será mejor que su hermano mayor aunque él solo sonríe y no aprueba la afirmación.

 

Una vida normal

Residentes de la histórica ciudad de Alexandria, distante 15 millas de la

Christian Najar, tiene un parecido increíble con su hermano mayor

Capital, Washington DC, los Najar Rodríguez siguen su vida normal, solo los vecinos más cercanos saben de la fama de su hijo mayor alumno de la escuela secundaria “Edison High School” donde alcanzó popularidad tras la elección del “Novato del Año” pero el soporte familiar y los valores inculcados, no lo han “hecho perder el piso” .

“Para nosotros hay otras razones de festejar una de ellas es que estamos todos bien, que podemos ayudar a nuestras familias, nuestros hijos tienen como regla primaria la educación y luego la diversión, porque con un título universitario tendrán las puertas del éxito asegurado, la carrera del futbolista es efímera, en un abrir y cerrar de ojos se puede acabar, mientras que si estudian podrán asegurar su futuro y de la familia que logren hacer”.

Lo que si está claro, es que en cuatro años, la familia Najar Rodríguez si puede decir, que han visto hecho realidad el sueño americano. (Redacción de Dario Enrique Guzmán  fotos de Walter Zambrano)