web analytics
Fútbol de Honduras

El Catracho Mauricio Dubón y su sueño de jugar con Medias Rojas de Boston

Print Friendly, PDF & Email

Mauricio Dubon entró lentamente a la caja de bateo jueves por la noche. Una canción pop acompañó su paseo, armonizando con el murmullo de los aficionados que llenaron el terreno Fluor para celebrar el día de la inauguración de la temporada número 10 de los Greenville Drive.

Dubon agarró el bate con la misma tensión de esperanza que se apodera de todos los prospectos de ligas menores en la jornada inaugural. Es la promesa de un nuevo comienzo, la ansiedad de una persecución renovada, el sueño compartido de dar un paso más hacia las Grandes Ligas.

Ese sueño se llevó Dubon al plato la noche del jueves. Ese sueño también lo ha llevado lejos de casa.

Dubon, 20, es originario de San Pedro Sula, Honduras. En su infancia, asistió a escuelas bilingües y se introdujo a la historia y la cultura estadounidense.

“Incluso celebramos Acción de Gracias y Día de Martin Luther King,” dijo Dubon, quien, desde sus primeros días de escuela, ha deseado participar en otra tradición americana.

Las Grandes Ligas.

“Él ha estado en una misión. Él va a trabajar duro para llegar allí”, dijo Nelson Randolph, quien descubrió por primera vez la ambición de Dubon hace cinco años.

Randolph fue entrenador para el Impact Internacional, un grupo de misión cristiana con sede en Sacramento, California. En 2010, el grupo organizó una clínica de béisbol en Honduras.

“No sabíamos mucho sobre él, pero tenía algunas habilidades primas”, dijo Randolph. “Puede correr como el viento.”

Randolph recordó que Dubon tenía algo más que lo separaba de la multitud – una madre decidida, amorosa que comparte su ambición.

“Su madre llegó a la clínica”, dijo Randolph, “y manifestó que quería hablar con nosotros sobre la posibilidad de él de mandarlo a Sacramento.”

La idea deleitó Randolph, pero sorprendió a Dubon.

“Mi mamá nunca me dejó pasar la noche en casa de otras personas antes”, dijo. “Ahora, ella me dejaba a ir a otro país por mí mismo.”

Dubon dijo que su madre reconoció que la búsqueda de un camino para llegar al béisbol profesional sería más fácil en Sacramento que en Honduras. En 1987, Gerald Young se convirtió en el primer jugador nacido en Honduras en llegar a las Grandes Ligas. Su carrera finalizó en 1994. Ningún jugador hondureño ha aparecido en las Grandes Ligas desde entonces.

“Hubo un momento donde el béisbol estaba muriendo en Honduras, casi desapareciendo”, dijo Dubon. “Algunas personas están tratando de revivirlo. Sabía que venir a Estados Unidos ayudaría a alcanzar mi sueño.”

Andy y Sandy Ritchey dieron la bienvenida Dubon en su casa de Sacramento en el verano de 2011. La pareja, que tiene tres hijos, previamente habían recibido a más de 20 estudiantes internacionales. Algunos tan brevemente como un semestre. Algunos de todo un año escolar.

Dubon pasó dos años completos con los Ritcheys – y contando.

“Básicamente, se convirtió en parte de la familia. Uno más de nuestros hijos”, dijo Andy Ritchey, cuyo hijo Ben es de la misma edad de Dubon y también un destacado jugador de béisbol.

Ben viajó a Honduras con su padre para conocer a la familia de Dubon. Llegaron en un miércoles. Dubon abordó el vuelo de regreso con ellos el sábado siguiente.

“Recuerdo haber ido por la escalera mecánica y mirando hacia atrás a toda su familia allí viendo dejarlo con alguien que sólo habían conocido tres días antes, un completo extraño”, dijo Andy Ritchey. “No hay manera de que mi esposa iba a hacer eso. Sólo recuerdo la confianza y la fe de su familia tenía, las cosas que la gente va a hacer para llegar hasta aquí sólo para tener las oportunidades que tenemos.”

La transición de Dubon en la casa Ritchey fue suave – al menos después de un ajuste en los arreglos para dormir.

“Le dimos su propio cuarto. En la primera noche, que llama a la puerta de Ben y le preguntó si podía dormir allí”, dijo Andy Ritchey con una risa. “Nunca había dormido solo. Es comprensible, un país nuevo, nueva familia, y entonces él está atrapado en una habitación por sí mismo. Ellos duermen en la misma habitación a partir de entonces.”

Dubon también se unió a Ben en el equipo de béisbol de Capital Christian School. Él ya sabía que el entrenador allí sería – Nelson Randolph.

“A medida que las semanas, los meses, los años pasaron, él creció más cómodo”, dijo Randolph. “Cuanto más tiempo se quedó, el hambre llegó Eso es de lo que hablamos en nuestros momentos de tranquilidad -. El modo de pensar, el objetivo, lo que quería lograr y cómo iba a lograrlo.”

Bajo Randolph, Dubon mejoró esas habilidades primarias. Aumentó su talento natural y capturó la atención de los buscadores profesionales.

Capital Christian comparte su gran estadio, Raley Field, con el equipo Triple A de los Gigantes de San Francisco. En mayo en su temporada como novato , Dubon aplastó un lanzamiento por encima del muro del jardín izquierdo para su primer jonrón.

“La mandó fuera del parque”, dijo Randolph. “Eso abrió mucho los ojos.”

Dubon sabía que estaba más cerca de su sueño, pero también sabía que estaba más lejos de su familia.

“Eso es un poco duro”, dijo Dubon. “Después que hice el jonrón, fue emocionante, porque mi mamá no estaba allí. Pero al mismo tiempo, sabía que estaba muy orgullosa. Yo sabía que algo bueno saldría de sacrificio.”

Un año más tarde, los Medias Rojas de Boston seleccionaron Dubon en la 26ª ronda del draft de MLB. Ahora ha pogresado desde la Liga de la Costa del Golfo para la temporada corta de clase A en Lowell Spinners y ahora a Drive.

En su primera noche del jueves al bate, Dubon perforó un roletazo al jardín central y corrió a la primera base. Ciertamente no fue la bomba que se asomara por la noche en el Raley Field. Sin embargo, cada paso a la caja de bateo agrega otro paso al tortuoso viaje de Dubon.

Otro paso hacia la realización de su sueño. Otro paso hacia el pago de sacrificio de su familia.

“No soy sólo yo aquí”, dijo. “Hay mucha gente en mi vida, mi mamá, mi familia, la familia que me recibió y entrenadores, que influyeron en mí. Toda mi vida he estado soñando con jugar béisbol profesional. Ahora que me han dado la oportunidad.”