web analytics

Mèxico sin margen de error contra Panamà

Print Friendly, PDF & Email

Las selecciones de México y Panamá se enfrentarán esta noche en un crucial partido de la eliminatoria de la Concacaf que puede avivar o desahuciar sus esperanzas de clasificar al Mundial Brasil-2014. Luego de ocho jornadas celebradas, Estados Unidos y Costa Rica aseguraron anticipadamente los dos primeros pases directos al Mundial.

El tercero y último lo tiene cerca Honduras, que marcha en la tercera posición del hexagonal con 11 puntos.
Si la eliminatoria terminara como está ahora, ese derecho sería para la Marea Roja panameña por el criterio de más goles a favor: siete contra cuatro del Tricolor. Hoy la responsabilidad de rescatar al Tricolor recae en el experimentado Víctor Manuel Vucetich, quien buscará resolver el problema en el partido de hoy y el del martes contra Costa Rica, con unos pocos días de entrenamiento con su equipo.

Para preparar estos compromisos, el entrenador mexicano llamó a unos cuantos “legionarios” europeos y a lo mejor que tiene en la liga local, incluidos dos argentinos naturalizados de vocación ofensiva: Christian Giménez, de Cruz Azul y Lucas Lobos, de Tigres.

La presencia de esta pareja de pamperos en las convocatorias del Tri ha causado gracia en Julio César Dely Valdés, técnico de Panamá, quien ha vertido declaraciones irónicas como: “No sé si en el (Estadio) Azteca va a sonar el himno de México o el de Argentina”; o críticas como “Para que México llame argentinos es que algo está andando mal en su fútbol”.

Dely Valdés también ha expresado sospechas de que México pudiera verse favorecido por situaciones anómalas en el partido. “Estoy preocupado porque en este tipo de juegos se manejan situaciones que pueden influir en el resultado. Lo sé porque he sido futbolista”, resaltó el DT, exdelantero del Paris Saint-Germain francés, así como del Oviedo y Málaga españoles.

Fuera de sus declaraciones provocativas, Dely Valdés también confía en mantener vivas las ilusiones de llevar a su país a su primer Mundial sin temer que su rival directo sea México, tradicional dominador de la Concacaf.

“Tendremos un equipo dispuesto a luchar y a sacar algo del Estadio Azteca. Dependemos de nosotros mismos, esta gran oportunidad no la vamos a dejar escapar”, aseguró Dely Valdés. Para México, el costo de perderse su primer Mundial en los últimos 24 años puede tener un precio muy alto.

Rogelio Roa, director general de la compañía mexicana de marketing deportivo Dreamatch Solutions, estima que las cadenas de televisión, patrocinadores y otras empresas pueden perder al menos 600 millones de dólares, 12 mil millones de lempiras, por la ausencia del Tricolor en Brasil.