web analytics

River Plate descendió en Argentina

Print Friendly, PDF & Email

Después de 110 años en Primera, River Plate se fue a Segunda

El gigante River Plate descendió el domingo a la segunda categoría del fútbol argentino por primera vez en sus 110 años de historia tras empatar 1-1 con Belgrano de Córdoba, que ascendió a la división mayor, en una jornada que concluyó con graves incidentes.

River, jugando de local en un colmado estadio Monumental, ganaba desde los 5 minutos con tanto del delantero Mariano Pavone, quien en el complemento erró un penal que fue atajado por el arquero Juan Olave.

Belgrano sentenció la caída de River a los 61 minutos por intermedio del centrocampista Guillermo Farré.

El partido, disputado ante 55.000 espectadores y con una seguridad de 2.400 efectivos policiales, tuvo picos emotivos en el primer tiempo, en el que River pudo haber ampliado la ventaja después de que el árbitro Sergio Pezzotta no le cobró un penal a favor contra el delantero Leandro Carusso.

Un gol en esa instancia hubiese actuado como una inyección de ánimo para River, que terminó inmerso en los nervios propios, a medida que la ansiedad y la presión bajaban desde las tribunas.

En el complemento, Belgrano, que trabajó el partido en forma prolija, tratando de aprovechar los contraataques, pudo aumentar el marcador después de la igualdad de Farré con un remate de César “Picante” Pereyra que salió apenas desviado cuando el arquero Juan Pablo Carrizo había abandonado su arco.

River, que pecó de falta de gol a lo largo de todo el torneo, desperdició la mejor ocasión cuando Pavone remató al cuerpo del arquero Olave el penal que hubiese significado pasar al frente en el marcador, aunque para quedarse en la primera división debía anotar otro gol que nunca llegó.

Cuando se disputaban 89 minutos el árbitro Pezzotta detuvo el partido después de que los hinchas de un sector del estadio comenzaron a lanzar las butacas al campo de juego en demostración de furia por el descenso inminente de su equipo.

Luego estalló la “barra brava”, que trató de llegar violentamente hasta la concentración de los jugadores, ubicada en el primer piso del estadio.

Las imágenes de televisión mostraban a grupos de decenas de hinchas que arrojaban escombros dentro de las instalaciones del estadio y se enfrentaban a golpes de puño contra policías en inferioridad de número.

En los alrededores, la policía reprimió a hinchas revoltosos que rompían todo lo que encontraban a su paso y también debieron intervenir camiones hidrantes. Algunos medios de prensa informaron que los hechos de violencia habían dejado una veintena de heridos con politraumatismos.

En tanto, los 2.500 hinchas de Belgrano festejaron en una pequeña tribuna y gracias a la alegría por su pase a la primera división y por haber volteado al gigante River soportaron el frío y las más de 2 horas de espera antes de poder abandonar el estadio.

En la serie de dos encuentros, Belgrano había ganado 2-0 en el partido de ida.