UA-73766381-1 Suárez empecinado en hacer historia con Honduras

Suárez empecinado en hacer historia con Honduras

Print Friendly

Luis Fernando Suárez clasificó a Ecuador a la segunda ronda de una Copa Mundial por primera vez en su historia. Ahora quiere hacer lo mismo con Honduras.

“Ese honor lo conseguimos al dirigir Ecuador en Alemania 2006, luego de derrotar a Polonia y Costa Rica en la primera fase”, dijo el entrenador. En esa instancia, Ecuador fue eliminado por Inglaterra, que le ganó 1-0 con un gol de tiro libre de David Beckham.

“Con Honduras repetiremos la hazaña”, aseguró Suárez, quien trabaja intensamente para que cada jugador tenga una “actitud” ganadora.

Esa actitud fue lo que clasificó a Honduras a su segundo mundial consecutivo y tercero en su historia, según el colombiano.

Los catrachos finalizaron terceros en el hexagonal final de la CONCACAF luego de ganarle 2-1 a México en el estadio Azteca y relegarlo al cuarto lugar y a un repechaje. Fue la primera victoria jamás lograda por Honduras en el Azteca en las eliminatorias y despejó el camino hacia la clasificación directa, sellada al igualar 2-2 con Jamaica en Kingston en el cierre del hexagonal.

Suárez logró proyección internacional al sacar campeón de Colombia a Atlético Nacional en el 2005. Acto seguido asumió la conducción de la selección de Ecuador y alcanzó status de ídolo en ese país al llevarlo por primera vez a la segunda ronda de un Mundial.

Sin embargo, debió renunciar debido a los malos resultados en las eliminatorias del Mundial de Sudáfrica.

Dirigió luego al club Juan Aurich de Perú y en el 2011 asumió el timón de Honduras, reemplazando a otro colombiano, Reinaldo Rueda.

Suárez dice ser un técnico que da prioridad a la disciplina táctica, muy influenciado por su compatriota Francisco Maturana.

“Sigo su filosofía” futbolística, indicó el estratega, quien cuenta que Maturana lo ayudó también en su “crecimiento como persona”.

Se describe como un técnico “inteligente”.

“Aproveché el trabajo de (Hernán) ‘Bolillo’ Gómez en Ecuador y de Rueda en Honduras”, señaló con modestia.

Honduras quedó en el mismo grupo que Francia, Ecuador y Suiza.

Suárez sabe que Honduras no está para cosas grandes y se daría por satisfecho con sobrevivir a la fase inicial, lo que sería casi una hazaña para los centroamericanos.

Para el técnico, lo principal es convencer a los jugadores de que pueden ganar partidos en el Mundial, empezando con el primer rival que enfrentarán, y tal vez el más difícil: Francia.

“Para clasificar a octavos de final es necesario ganarle a un grande, Francia”, sostuvo. “Les venderé eso a mis jugadores”.

Suárez dice que le victoria de Ecuador sobre Polonia 2-0 en su debut en Alemania 2006 fue vital para su pase a la segunda ronda.

“Ese paso era el más importante”, manifestó, porque un triunfo en el debut tranquiliza a los jugadores y despeja el camino hacia la segunda ronda.

El segundo partido será nada menos que ante Ecuador, algo que le inspira “sentimientos encontrados” a Suárez.

“Ese día me olvidaré de todo el afecto que le tengo a Ecuador, de todo el agradecimiento”, afirmó, no obstante.

Además de haber dirigido ya en un Mundial, Suárez habló con numerosas figuras del fútbol a las que le preguntó por sus experiencias, incluidos Daniel Passarella, César Luis Menotti, Alfio Basile, Maturana y “Bolillo” Gómez. También participó en talleres con técnicos como Carlos Alberto Parreira.

“Veo a mis futbolistas muy conscientes de lograr lo que quieran si todos tiran para el mismo lado. Así, estoy seguro que llegaremos a un punto alto en el Mundial”, sostuvo.

Suárez cuenta con 10 jugadores que militan en el extranjero –los defensores Arnold Peralta, Maynor Figueroa, Emilio Izaguirre, Juan Carlos García y Víctor Bernárdez, los centrocampistas Oscar García, Andy Nájar y Marvin Chávez y los delanteros Jerry Bengtson y Jerry Palacios– y con algunos futbolistas del equipo olímpico que llegó a los cuartos de final en Londres 2012.