web analytics

Técnico novato y gerente de dudosa reputación al rescate del Motagua

Print Friendly, PDF & Email

La cúpula directriz del Motagua una vez, dejó en evidencia que en materia deportiva, están lejos de conocer la materia al entregarle la dirección técnica a un  técnico novicio y confiar la administración en un gerente  que dejó una mancha negra en su paso por el Victoria de La Ceiba donde salió por la puerta de atrás.

Diego Martín Vásquez, con el título fresco por la tinta, ha sido el designado para rescatar al Motagua que comenzará el decisivo Torneo Clausura con 21 puntos y la ineludible misión de devolveré el lustro y protagonismo perdido en los últimos campeonatos.

Junto al que llaman la “Barbie” desde su época de jugador, llegó un ex compañero Ninrold Edgardo Medina, que en su reciente paso por el Arsenal de Roatán de la Liga de Ascenso evidenció que no estaba listo para el cargo. Dos aprendices a entrenador en un equipo de 85 años.

Además de confiarles la responsabilidad de salvar al Motagua a dos novatos, los directivos del Motagua apuestan para que la administración del club la maneje un personaje que cuando estuvo al frente del Victoria de La Ceiba, hizo fiesta con bienes ajenos y su pronunciar su nombre causa repugnancia entre los directivos “Jaibos”.

“Janauario Paz lapidó las arcas del Victoria, es una lástima que no se haya actuado contra él en su oportunidad” dijo uno de los actuales miembros de la Junta Directiva que pidió el anonimato pero en su oportunidad dará más detalles.

El hasta el viernes ex comentarista de televisión, ahora es el encargado de las futuras contrataciones del Ciclón Azul, una operación que en el equipo ceibeño le dejó grandes dividiendos. En la novia de Honduras, sede del club Victoria es una voz popular la nefasta administración del nuevo gerente del Motagua.

En agosto del presente año, anunciaron con bombos y platillos la llegada de un técnico de origen europeo porque iba a “revolucionar” el estilo de juego del equipo que levantó por última vez una copa hace tres años (Clausura 2010-11) y además que no llenó las expectativas, su paso fugaz causó cisma al separar de forma intempestiva a un ícono como Amado Guevara. Otra vez, la dirigencia del Motagua ha dado palos de ciego, el cisma que se vive en la cúpula es evidente, los bandos de poder han causado fisuras que tienen al borde de una catástrofe al equipo llamado el “Mimado de la afición” .