web analytics

Jugadores Mexicanos: Le ganamos a un gran rival

Print Friendly, PDF & Email

Aldo de Nigris México

La victoria conseguida por México ante Honduras en la semifinal de la undécima edición de la Copa Oro de la Concacaf dejó a los jugadores aztecas con la felicidad de llegar a la séptima final, mientras que los catrachos mostraron la tristeza por una eliminación que no consideraron justa.

El delantero Aldo De Nigris, el hombre de los goles decisivos para México, que abrió el marcador a los tres minutos de haber comenzado la prórroga, dijo que sintió una felicidad especial cuando su remate de cabeza llegó a la red de la portería defendida por el arquero Noel Valladares.

“El saque de esquina de Pablo (Barrera) fue muy bueno y aunque estaba cubierto por varios defensores hondureños pude rematar y colocar el balón en el sitio donde no llegó el arquero, que de alguna manera no se lo esperaba”, declaró De Nigris. “No importa el que consiga el gol, lo que cuenta es que ganamos el partido”.

De Nigris también iba a rematar de cabeza el balón que le llegó a Javier “Chicharito” Hernández para que a los 99 marcase el definitivo 2-0.

“Mi remate no fue lo mejor, sino que él estuviese en el sitio oportuno y lo pudiese controlar con el pecho para definir el gol”, argumentó De Nigris, que fue considerado el jugador clave del partido. “Ahora debemos pensar en la final y estar listos para darlo todo”.

El defensa Rafael Márquez se mostró muy satisfecho por la manera como al final la selección de México logró el pase a la final, con esfuerzo, sacrificio y claridad de ideas.

“Supimos luchar en todo momento ante un gran rival y logramos la meta que nos habíamos propuesto para estar más cerca del gran objetivo, que no es otro que revalidar el título de campeones”, destacó Márquez.

El resto de los jugadores de México, que no quisieron entrar en el asunto de los casos de positivos de sus compañeros, dijeron que debían estar preparados para el gran duelo frente a Estados Unidos, sin pensar en la goleada que lograron en la final del 2009 cuando ganaron por 5-0.

“Sería un grave error que llegásemos al partido teniendo como referente la goleada del 2009”, comentó Andrés Guardado, que en la primera parte había sido el mejor para México.