web analytics

Welcome se re encuentra con las redes en triunfo de Motagua

Print Friendly, PDF & Email

Con dos goles de Georgie Welcome, Alfredo Mejía y el estreno del uruguayo José Pablo Varela Motagua venció 4-2 al Vida en Tegucigalpa.

Cada piquetazo azul fue un aviso de lo que se viene. Georgie Welcome, Alfredo Mejía y José Pablo Varela, acaso los mejores de la noche, recibieron su premio con sendos goles y el Ciclón dejó que la noche capitalina lo arropara con el manto de la tranquilidad…

Todo fue de menos a más. Del murmullo a las caras alegres. De ese gol de Rubilio Castillo que desnudó la peor zona del Ciclón, su defensa, a la entrada de Maxi Lombardi, de buen porte, de buena técnica, de potente pegada; claro, mucho antes aparecían dos hombres que se jugaban la carne en cada jugada: Alfredo era el Alfredo de Real España (con ganas de tenerla, con ganas de pasarla bien) y Welcome era el Welcome de hace un par de torneos…

De tres en tres

Fraccionado en dos, se puede explicar el primer juego de Vidakovic en casa. En la primera mitad, cuando aprovechó el laboratorio para dejar helados a los visitantes.

Fueron dos jugadas parecidas y dos invitaciones para que la grada se contagiara de gol. Al 8, cuando un centro bien educado del volante mixto Alfredo Mejía permitiera una vuelta de rosca en la cabeza de Georgie Welcome. Luego, al 26, cuando la torre isleña engañó a José Mendoza para que otro buen centro de Alfredo se fuera al fondo de la red ceibeña.

El elemento resistencia desaparecía poco a poco de los cuerpos rojos, mientras el segundo tiempo encontraba varios chispazos aislados del Rulo Varela, que le valieron al uruguayo para empezar a dejar señales de su calidad.

Buenas sensaciones…

También el segundo tiempo tuvo tres goles. Pero Motagua se sintió mucho mejor. Vidakovic entendió que al Rulo le hacía falta un hombre de su misma sangre y mandó al Maxi para que al 58 un centro de Welcome encontrara una definición exquisita de Varela, de seguido y de zurda, como pocas veces se ve en la Liga.

Con la ventaja, el Ciclón empezó a nadar en las aguas que más le gustan. Por más que Romell Quioto regaló a la clientela un golazo de sexto año (tiro libre), César Oseguera concluyó la faena en el último suspiro. Los pocos hinchas se fueron contentos y Vidakovic ya goza de mayor crédito…